29 diciembre 2006

Ya hay cartel


Vuelve Vic Godard, el legendario gentleman del punk. Después de un año, regresa por estos pagos para demostrar que la maestría, la extravagancia y el dandysmo no son cosas que una camisa ceñida y una ropa pintona puedan adjudicar a aquel que se las calza, como creen muchos grupos en boga. Al contrario, el nadar a contracorriente y estar siempre dando un estiloso cante es algo más sutil y más profundo que todo eso.

Algo intangible e indescriptible (a veces lo llamamos actitud) que el bueno de Vic domina a la perfección, siendo como ha sido rey del estilismo musical, presumido mod con ínfulas punk, archicaballeroso (y desencantad
o) crooner modernista avant la lettre, perfecto heterodoxo e inclasificable vocacional. Por resumir su carrera de una manera que le haga justicia y no aburra al respetable. A todos aquellos que puedan estar pensando si ir o no, les recuerdo que este bloguista escribía, maravillado, hace poco menos de un año las siguientes palabras:

Vic Godard toca con una guitarra que suena mal. Vic Godard tiene una voz que se escapa en forma de hilo en las primeras canciones y que, poco a poco, se transforma en un graznido.Vic Godard toca canciones de Subway Sect, con una falsa Subway Sect (que, por otra parte, cuenta con dos tercios de las mágicas y abrasivas Wet Dog); toca de forma peculiar lo que quiere. Jazz, punk, pop, canción francesa. No hay norma alguna. El orden está aparentemente dentro de su cerebro y allí debe ser, imagino, donde las piezas encajan. Muchos esperarían mod-punk, o after-punk que es lo que está de moda. Godard ha tocado en Barcelona, en un registro absolutamente solipsista, algo que está lejos de todo eso. Algo distinto a lo esperable. Ha demostrado que no hace falta tener un sonido elaborado, ni basarse en influencias políticamente correctas para romper la osamenta del pop ni siquiera cuando los demás quieren convertirte en una influencia correcta. Este otro pop se descoyunta en aristas que pinchan. El inventó parte de lo que muchos copian; pero las aristas de su música saltan solas. No está a la moda, seguro. Vic Godard no es cómplice del Canón Occidental porque se ha ido cerrando muchas puertas a o largo de su vida. Y no parece que quiera llamar a ninguna de ellas. Está fuera. Gracias que está Vic Godard, aquí, con nosotros, lo cual ya parece bastante y suficiente. Ésa es una razón, no la más importante ni la pincipal, sólo una más de que esta noche casi se puede tocar esa forma rara de felicidad, emparentada con la curiosidad y la extrañeza que sólo ofrece la música pop.

Aquella noche en Barcelona fue mágica, pero no parecía que hubiese sido excepcional. La nueva Subway Sect parecía que hubiese alcanzado esas cotas en noches anteriores de la gira. Promete ser un concierto digno de verse. El cartel es éste:



Por cierto, un diez a quien / quienes hayan sido responables del dibujo del airado Vic que sirve de ilustración del cartel.

6 comentarios:

Iván Conte dijo...

El cartel chulísismo, la definición "presumido mod con ínfulas punk" muy acertada y la envidia que me dáis los que vais a asistir... ¡tremenda!

Un saludo.

Diego C dijo...

Karpov, ¿conoces a Patrick Fitzgerald? Me pega que te guste.

Karpov Shelby dijo...

Pues no, no le conozco la verdad es que ahí me pillas... ¿Es un punk dandy? Estoy dispuesto a ir donde me indiques en busca de información :-)

francisca bronaza dijo...

Karpov

Es punk acústico. Como un Billy Bragg en punk. Muy bueno. Tiene una canción en especial "Safety Pin in my Heart" que es una preciosidad.

A ver si reeditan su segundo LP en CD tal-que-ya !!!!!

Karpov Shelby dijo...

Efectivamente, Francisca, me acabo de descargar safety pin... y es muy, muy buena. La cosa pinta muy interesante.

Karpov Shelby dijo...

Gracias al Sr. Botibol ya tengo un grandes éxitos. hace años me lo trajo y ni me enteré. Mea culpa, ya lo se ¿por qué siempre me pasa igual?

Me recuerda un poco a los TVPs y a Comet gain cuando se ponen en plan hablado.

Por cierto, una pena que Vic Godard se haya suspendido ¿que no?