27 diciembre 2006

La lista de Karpov!


S
e termina el año. Es el momento de recapitular y decidir qué estuvo in y qué estuvo out, es momento de listas de lo MEJOR. De listas de lo PEOR. Listas que sirven para demostrarnos a nosostros mismos lo listos que fuímos a lo largo del año, lo bien que estuvimos al quite del hype, o para saldar cuentas por las que nos metieron dobladas y ni nos enteramos. En fín, que alguna lista habrá que hacer aunque sea para justificar un año de intrascendente conversación sobre música. A alguna conclusión había que llegar. Por tanto, presento, formalmante la Lista de Discos del Año según Karpov!

Sin embargo, como ni la buena memoria, ni lo estático en el gusto estetico, son dones que me hayan concedido los dioses, he decidido hacer una recapitulación. Porque, más allá de lo bueno o lo malo de los discos (categorías que, para mi, ya no tienen sentido alguno) creo que la música es parte de un trayecto vital, que acompaña a lo largo de las peripecias de un año y apuntala las sensaciones, buena o malas, que el destino nos haya ido trayendo durante ése año. Por eso, me pareció que, mejor ejercicio que estar devanándose los sesos en busca de lo bueno y de lo malo, era pararse a mirar qué se ha escuchado en 2006 en este blog. Qué tonadas han ilustrado los días, de qué discos me ha apetecido hablar y cuáles son las canciones que han ido acopañando una temporada confusa, divertida, extraña y atractiva a partes iguales.


Los
discos que han jutificado un año de bloguismo intempestivo y un poco atolondrado. Y, curiosamente, tras hacer éste ejercicio, la lista resultante, se parece mucho a ésa Lista de Discos del Año según Karpov! Todos los discos que aquí aparecen, por una u otra cosa, han destacado sobre la medianía y han ofrecido algo nuevo en un parorama asolado, a partes iguales, por la estulticia y el manierismo.


Todos los que están son. Eso sí falta añadir entre los cinco mejores el LP de Defiance, Ohio, The Great Depresion (No! Idea). En una posición parecida habría que incluir el Europe de los Ghost Mice (Plan-It-X). Como no ha habido tiempo de hacer el consiguiente comentario se han quedado fuera. Vayan como bonus tracks ocultos en la mencionada posición. También se han quedado fuera las maquetas de los grupos nuestros más descollantes. De eso se hablará en otra lista a la que llevo dando vueltas que es la Lista de los 10 Mejores grupos de Aquí y Ahora.


Éstos son, en conclusión, los discos a cuenta de los que hemos discutido, hablado, charlado, comentado (la jugada), por los que casi nos hemos matado sin querer (como pasó con el de los TVPs). A lo mejor no son ni los más modernos, ni los mejores, ni los que tenían que quedar en una lista esculpida en piedra. Son simplemente los discos que más le han gustado a un tío que firma con el pseudónimo de Karpov! lo cual ya es expresivo de su margen de acierto y, por supuesto, del de error. Ah, todas las citas son del post correspondiente, como en el RDL.











1. Incrucificables / Hello Cuca. Split 12" .-(Rompepistas). No hay diversión sin presión. Es verdad. La presión que sube y baja cuando se escuchen artefactos tan imaginativos, insólitos, decisivos como este split-LP. La presión de tener que contar todo el rato que, tal vez, no hará falta que nadie abandone su absurda y tonta actitud. Al contratrio, tal vez haya que seguir desmarcados, atrincherados, descolocados..











2.Camera Obscura. Let's Get out of his country (Elefant).- Tracyann Campbell ha diseñado un nuevo puritanismo pop. Y contagia a su música de cualidades de las que llevamos demasiado tiempo prescindiendo: fanatismo, fortaleza y fe. Y, la verdad, al resto sólo nos queda rezar y rogar que esta posesión le dure muchos LPs.










3. Single. o Pío (Elefant).- Con el trajín diario, se me ha olvidado decir que Pio, Pio, el primer disco largo de Single es una auténtica maravilla. Una gema de avanzadísimo pop insólito en la que el mágico crisol sónico acompaña a unas inteligentes y atípicas letras. Un disco grandísimo que pone de manifiesto lo lejos que están Teresa e Ibón del resto de músicos de este país.










4. Pants Yell. Recent Drama (Asaurus).- Una delicia de la que nadie parece haberse percatado, con la salvedad del muy sagaz Alistair Fichett que ha visto en estos tres simpáticos yanquis parte de esa luz que nunca se apagará a la que siempre acude el género indi en busca de salvación.












5. François / Ray Rumours. Forest Songs (stichstich) .- Nadie debería dejar de tener en su hogar este Forest Songs. Todo un talismán para conjurar la melancolía otoñal; una pequeña obra maestra que concentra lo mejor de las respectivas obras de sus autores en un mini-artefacto fonográfico de imprescindible escucha por parte de todo buen aficionado al pop de estilo indie.










6. Momus. Ocky Milk (Analog Baroque).- Deja claro que sigue en la cresta de la ola en lo que a talento lírico se refiere. Incluso poéticamente inspirado, si se permite la expresión.









7. Antsy Pants. Antsy Pants (Plan-it-X).- Historias de vampiros que pierden los colmillos, odas a los viajes en bicicleta (con una comparativa internacional de países y bicis impagable), manifiestos de adolescentes traviesos, excursiones, juegos de disfraces y un qué quieres ser de mayor (bailarina, millonario, viajero...),reflexiones, inocencia, simpatía. Encanto, en una palabra.












8. Sibyl Vane. Turismo de interior (B-Core).- Un disco lleno de ése rock que, sin sonar a nada, suena a TODO. Porque Sibyl Vane son un pedazo de grupo, centrado y muy rotundo. Un grupo en el que, la molesta pose de roquero, desaparece para dejar solo emoción e intensidad.










9. Television Personalities.My Dark Places (Domino).- Una pesadilla en la que apenas aciertas a decir que sólo quieres creer en el amor y en la bondad, que es lo que dice el bueno de Dan a muy duras penas, a veces soltando algún espumarajo por la boca. Y en su derecho está, ¿acaso no ha ilustrado nuestras bondades y nuestros amores poniendo como prenda su cordura? ¿Quiénes somos nosostros para venir ahora a enmendarle la plana?












10. Campamento Ñec Ñec. Alimaña (Gssh! Gssh!).- Delicia extraña y rara por estas latitudes, Campamento Ñec Ñec, hacen cosas muy ajenas, hacen cosas muy propias. Hacen una música que merece la pena ser escuchada porque son un grupo muy excéntrico, pero sobre todo porque son un grupo extremadamente bueno.











11. Ponies in the surf Ponies on Fire (Asaurus, 2006) Ni es un disco moderno, ni un disco original. El debut de este dúo raro que es Ponies in the Surf es, sobre todo, un disco extraño. Construído sobre intuiciones, perversidades y sobreentendidos, es un compendio de folk nocturno, obsesivo e inquietante en su pretendida cotidianeidad.










12. Scarlett's Well. Black Tulip Lips (Siesta).- Es como un sueño ligero o como un reflejo; equilibrado, breve, armonioso y particular. En fín, pleno de canciones maduras y sabrosas, como quien dice. Todo un filtro capaz de sumir al oyente en un evanescente e irreal estado de gracia.











13. BMX Bandits. My Chain (Rev Ola) .-Todo el disco es un tránsito féliz y calmado hacia la redención musical de estos amigables zoquetes. Es el mensaje que esperábamos escuchar sus fans, la única señal que queríamos, para poder volver a subir a Duglas al altar.












14. Sonic Youth. Rather Ripped (Geffen).- Un disco que permite el tránsito agradable del oyente a lo largo de los cuadros más logrados de la historia de las Juventudes Sónicas, a la vez que corrobora la excelente salud de muchos de sus postulados. Es decir, Moore, Ranaldo, Gordon y Shelley no sólo han firmado el disco clásico y sexy que ya no esperábamos de ellos, sino que además han sabido dotarlo de la facilidad necesaria como para convertirlo en el disco ideal para pasar un muy moderno verano.










15. Tarántula. Esperando a Ramón (Producciones Doradas).- Calculadores en lo conceptual, Tarántula han destilado una excreción peculiar, extrañamente freudiana en lo musical, una caca que se hace seda (pero que tampoco descarten que vuelva a ser caca al poco tiempo), ya decía al principio, y que casi ha conseguido consagrarles como unos infernales sosías marineros de Astrud.











16. Essex Green Cannibal Sea .-(Merge, 2006)El disco reúne así anhelos, esencias e impresiones frescas, dulces, mimosas, expectantes y vívidas que acarician, alegran, saltan y bailan dento de la caja torácica, cosquillean en la piel y hacen querer salir a saltar por las calles floridas.










17. Shack. The corner of Miles and Gil (Sour Mash).- Supone el gratificante reencuentro con una banda que, sin esperar ya ni siquiera un reconocimiento tardío, se hunde en su propio ensueño musical. Relámpagos de lirismo, apuntes de nervio y una melancolía ligeramente airada son los ingredientes que componen este disco de matizado y pluscuamperfecto pop.









18. My Darling YOU. 16 Major Problems (Plastilina) .- A lo largo de estas 16 canciones no hay nada que indique que Klas o Christoffer vayan a inventar la pólvora a corto o medio plazo. Más bien lo contrario. Porque la gracia de este dúo reside, más bien, en las cajas de rítmo de baratillo, las voces que se van de tono al intentar hacer un gorgorito o las subiditas y bajaditas en las que a punto están de perder el compás. Un aire de amorosa chapuza, de intento fallido, que sólo pueden imprimir a sus discos aquellos que están armados de voluntad, ánimo y ganas de hacer música, pero carentes de un talento descollante.










19. Final Fantasy. He poos clouds (Tomlab).- Final Fantasy es el Morrisey y los Belle and Sebastian de toda una generación de videojugadores. Si lo juzgamos bajo nuestra óptica de indie-kids de antaño no entederemos nada. Si, por el contrario, pensamos en nuestros hermanos menores (sí, aquellos que creíamos que ni sentían ni padecían cuando les veíamos sentados frente al Castlevania, sumidos en su hipnosis de eterna competición eletrónica) se abre una conexión nueva e interesante que nos conecta, de súbito, con la angustia de toda una subcultura pop que pensábamos quedaría eternamente dormida en el ensueño del transcapitalismo artificial.










20. Denise James. Promises (Rainbow Quartz) .- La historia central de este disco podría ser la reconciliación del sueño eterno de los sesenta con la realidad diaria en el post-moderno y mezquino siglo XXI. Divertida, melancólica, impostada, la propuesta de Denise James empieza a parecerse algo más a de la irónica Holly Golightly: estilo y lujo retro que consigue que movamos los pies al rítmo de lo irremediable, que nos hace pensar con dulzura en todo lo que hemos perdido y ganado a o largo de todo este tiempo y en los discos que nos han acompañado por el camino.










21. Kiki D'Aki. Villa Flir (Siesta).- De alguna manera, la desconexión de Kikí d'Akí con respecto de su propio mito la deja desvalida artisticamente, pero también sitúa sus pequeños logros en escalas más humanas: las de las sensaciones simples y plenas. Y es simple y plena la sensación que produce la escucha de este Villa Flir.


9 comentarios:

joan dijo...

qué buena lista! de acuerdo en un 80% por lo menos.

Diego C dijo...

Pues mira, seis o siete discos que no conozco y que tienen buena pinta. Que es lo que cuenta en las listas estas de marras.

probertoj dijo...

Quitando lo de Final Fantasy (aún no entiendo tu semifascinación con él: ¿será que no has jugado suficiente a la Play y te sientes culpable?), firmaría esta lista en uno de esos días pop del mes.

Por cierto: cada vez más bueno lo de Scarlett´s Well.

francisca pulla dijo...

Te falta una maravilla, una joya, algo IMPRESCINDIBLE en este 2006 ... ¿¿¿¿ DÓNDE ESTÁ EL DISCO DE PARADE???


El otro día escuché la penosa entrevista que Julito Ruiz hizo a las Sibil Vane esas y, sin saber quiénes eran, me estaba danto la impresión de ser unas bobas medio dementes, tontitas y creidas ... y yo diciendo "¿quiénes serán estas pavitas indies tan insoportables? ... hasta que dijeron quiénes eran y el mundo se me vino abajo ... ¿Esas son las chicas duras del indie? Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhh !!!!!

Karpov Shelby dijo...

Eso de los días pop del mes suena un poco raro. Como de Isabel Coixet ¿no? Si no llego a incluir a los SY no se lo que me dirían.

El disco de Final Fantasy no me parece nada malo, pero es cierto que yo he jugado muy poquito a la Play y ahí puede estar parte del misterio.

El disco de Parade no se me ha olvidado, Francisca, es que yo no puedoorr con Parade. Le respeto y tal, pero creo que estamos en universos muy alejados. Me pasa un poco como con Chinarro. Y eso que desde hace dos discos (el Chinarro mainstream que dicen los que saben) le voy cogiendo el tranquillo.

Y las Sibyl Vane son muy buenas, Francisca. Si tuviésemos que juzgar a nuestros artistas por sus entrevistas en Julio Ruiz...

gusarapa dijo...

jajajajj, "los días pop del mes": "estoy en los los días pop", "no me hables, que tengo el día pop", jajjajj. qué gracioso su blog, oiga.

probertoj dijo...

No, no, no han entendido. Es "no me hables, que tengo el día rock" o "no me toques la moral, que tengo el día metal". Todo muy Coixet

bot i bol dijo...

Rompo una lanza a favor de la Sibyl que el otro día se marcaron un muy buen concierto, con hasta tres momentos de salirse, en un entorno tan poco acogedor como el coppelia ¿porque coño hacen conciertos ahí? Hacia el final los clubkids iban entrando y haciéndoles fotos con los moviles porque les hacía gracia que hubiera un grupo tocando, y que además fueran tías.

Por lo demás Julio Ruiz es un infreiser.

formika dijo...

que buenos Scarlets Well, el mejor grupo ignorado del mundo...