25 agosto 2006

¿Puede el amor durar para siempre?


Hace ahora casi un año,
aventuraba en este mismo blog un renacimiento de la subcultura indie . Lo que ayer parecía una premonición fruto del delirio, hoy parece hacerse realidad;
por fín ha llegado a mi correo el nuevo single de la disquera sevillana Tragadiscos. La pequeña rodaja de vinilo Siete (7), gira en mi tocadiscos a toda velocidad y, de nuevo, las melodías puras parecen querer conquistar el mundo aramadas de sensibilidad, cursiería y una pizca de descaro. Es sólo indie pop, nada más, pero ¿no ha sido ésta nuestra música de las esferas?



Este es un post panfletario y militante, porque inciativas como la de los sevillanos de Tragadiscos sólo pueden producirnos adehsión y apoyo incondicional. Animarse a editar pequeños split singles con lo más granado de la escena indie-pop trascontinental, cuidar las ediciones, preocuparse porque las canciones tengan un encanto especial y que las portadas tengan los colores del papel con que se envuelven los sueños... son cosas que se hacen por actitud y por voluntad de resistencia contra el feísmo global. Y, en correspondencia, nosotros que pedimos este single y lo esperamos y lo disfrutamos cuando llegó a nuestro buzón, no podemos más que vibrar de emoción y alzar los puños con una cierta soberbia twee cuando las canciones que contiene empizan a sonar. Algunos dirán que somos unos sectáreos sin criterio, que estamos enloquecidos por un delirio revisionista, que esto no son los ochenta, que los grupos son blandos, que tampoco es para tanto, que hay que ser objetivos... Pero aquí no hay objetividad que valga, esto es un lo tomas o lo dejas. Y ya sabemos de que lado estamos cada uno. Después de que correos haya retrasado la llegada de esta joya a mi hogar, puedo hacer girar el pequeño 7". En una primera escucha todo suena rutilante, colorista, palpitante, cargado de alto voltaje sentimental... Luminarias del empaque de los Loveninjas, Sambassadeur, Maths and Physics Club o los clásicos Acid House Kings se versionean entre ellos o se atreven a reinterpretar las canciones de Beat Happening y los Bats. Toda una vuelta de tuerca con respecto de esa deliciosa primera entrega, Ä Pop (Tragadiscos 2005) que sivió de carta de presentación del sello. En esta ocasión el resultado suena más compacto, más brillante, si cabe, que la entrega anterior... Este Siete (7), es un efectivo pildorazo de pop en vena que lo mismo te deja tonto que hace que tu cabeza explote.


En la cara A, Loveninjas y los Acid House Kings se intercambian homenajes y palmadas en la espalda con decisión y acierto. Impresiona ver a unos Acid House Kings rejuvenecidos y supervitaminados, lanzándose sobre el Keep your love de sus vecinos ¿No estaban en su último disco para el arrastre? Bueno, esa es la magia de estos singles, ofrecer destellos fugaces de maestría que no siempre se saben trasladar a los larga duración. Por su parte los Loveninjas se lanzan con una dinámica y desvergonzada versión del clásico twee-pop Say yes if you love me que nos hace pensar si aquellas tonadas suecas de los Años Noventa fueron, de verdad, tan artificiosas como nos quieren hacer creer hoy algunos... Maravilla de las maravillas, todo suena exhuberante y mágico. Y todavía no le hemos dado la vuelta al disco.


Porque la cara B es ya de locura. Desde hace unos meses, estoy convencido de que Maths and Physics Club son uno de los grupos más prometedores de cuantos existen en la actualidad. Su candor a la hora de acercarse a las canciones, su innata sencillez, su discreta afectación, les ha convertido en una inexcusable referencia en mi imaginario personal, como sabrán los que leen este boletín buscando algo más que los ocasionales palitos. Su versión del Angel gone de Beat Happening destila emoción, sentimiento y pureza; donde los olímpicos ponían un rotundo amor supremo por el pop, los de Seattle añaden sencillez, modestia y encanto. No, ellos no serán como Calvin y sus amigos nunca; ellos tan sólo quieren dejar constancia de la hermosura de una canción que, posiblemente, sea tan importante para ellos como lo es para ti y para mi. Una versión dulce y preciosísima. Para cerrar, Sambassadeur hacen propia Claudine de los incomensurables Bats. Algún día, el mundo se dará cuenta de lo enormes, estilosos y fantásticos que son estos suecos (delicioso primer LP, sin duda); mientras tanto, algunos podemos difrutar de su increíble pop de guitarras, de su sonido denso y perezoso de su melodioso desaliño que, en esta versión, aparece en todo su esplendor.




Tragadiscos ha vuelto, por tanto, a demostrar que el primor, el cuidado por el detalle y el buen hacer pueden marcar la diferencia fonográfica. Su nueva entrega supera en encanto a muchas de esas novedades que confían en la cantidad de canciones más que en la calidad de las mismas. Cuatro canciones, cuatro intentos de demostrar que el amor y el primor pueden mover el mundo. Mucha gente dirá que es un single muy indie, es innegable que lo es. También es innegable que, cuando uno se encuentra ante un proyecto tan cargado de idealismo y combatividad como es Tragadiscos, no puede más que ponerse de su lado. Si además añadimos las atenciones del sello por tratar bien a sus oyentes, o los desvelos de Francisco por que cada uno de los ejemplares lleguen a su destino correctamente, entenderán que, este invierno, vaya a lucir con orgullo la chapa que se incluye en el sobre de envío y la lleve prendida en todos mis abrigos, anoraks y chubasqueros.

Por cierto, creo que ya lo he comentado por aquí , pero Tragadiscos tiene programado lanzar un single de los fantabulosos Ponies in the Surf. Además pueden leer una crítica más racional de Siete (7) aquí .







5 comentarios:

probertoj dijo...

¡A la saca! (Aunque no comparto ese entusiasmo por los Sambassadeur)

Aviso: del anterior single de Tragadiscos ya no quedan copias.

Leonor Borbón Ortiz dijo...

Ya, ya ... esperad a que saquen la edición deluxe de Tragadiscos, recopilando los 7" y un taco de extras con DVD y mogollón de fotos ... y todo ello a 6 euros

Francisco Javier dijo...

¡Hola! Qué decir ante esta reseña David... ¡¡¡Muchísimas gracias!!! Apreciamos muchísimo tu apoyo.

Muchas gracias de nuevo y un saludo,
Francisco Javier

Karpov Shelby dijo...

Francisco, muchas gracias a vosotros por los desvelos. El single es una maravilla, de verdad. Las canciones son increíbles...

Respecto a los Sambassadeur, yo no se qué es lo que le ha dado a todo el mundo con que no están bien. Su disco del año pasado fue DE LO MEJOR que ofreció el mundo indie, el nuevo EP es muy bonito; tienen canciones buenas, no suenan relamidos. En fín...

Tremolo Man dijo...

Tras leer su reseña también me dan ganas a mí de alzar el puño y unirme a alguna concentración de paisanos mios a gritar "Jaiak Bai, Indie Ere Bai", pero creo que no me lo iban a entender.