30 marzo 2007

Sencillo electrónico


Justo cuando creíamos que el formato single desaparecía de nuestras vidas, Internet se transforma en un goteo de canciones y tonadas inmediatas. Descargas, escuchas en streaming, reproductores flash, grupos de mySpace que nos cautivan tres minutos para, poco después, perderse en la cibernética maraña de nombres... Un estribillo, una melodía que te deja boquiabierto unos segundos. Mi canción de la semana, mi canción favorita... ¿de quién era? Grupos de consumo rápido y olvido inmediato. Nos quejamos mucho pero... ¿no era esto el pop?


El otro día estaba jugando con Last.fm y no pude evitar caer en la tentación de sintonizar Radio Roque. Como no podía ser menos, aquello era una sucesión de indie canónico, un muzak de puro pop sucesivo donde se entremezclaban los himnos habituales, con las canciones de esos micro-grupos que, con tanto tino, descubren en Mira El Péndulo. Un telón exquisito pero uniforme de pop, en el cual es difícil que un estribillo destaque sobre otro. Por eso, me llamó mucho la atención que me llamase tanto la atención una canción directa, jangly, rítmica y trepidante como Motorcyle daydream. Precisamente porque todas las canciones eran trepidantes, frescas, jangly, poppy. Y sin embargo, lo hizo. Me dejó lo suficientemente enganchado como para buscar en Internet el nombre de la banda que la firmaba: Bedroom Eyes. Incluso, me intrigó tanto como para llegar a descargarme su primer EP, Embrace in stereo, disponible, por el morro, en su pagina web.






Motorcle Daydream se ha convertido en mi canción de la semana. La he escuchado por las mañanas en el autobús de camino al trabajo, por la tarde, de vuelta a casa. Ha estado arriba y abajo en las playlist del pequeño iPod karpoviano. Y es que es una descarga de pop de guitarras, chispeante, un poco dramática, directa y contundente. Tiene un final con trompetillas in crescendo. Es puro jangle y nada twee. Bedroom Eyes es un cuarteto sueco y este EP en cuestión es su primera referencia. Es de finales del año pasado ¿eh? lo aclaro por si los puristas me señalan con el dedo. Afirman su vocación por hacer canciones de pop rutilante. Y lo logran con creces. También es cierto que, en los cuatro cortes del EP le dan un poco a todo, por si acaso. Algo que, claro, les resta mérito. Pero bueno...




Ahí está el pop de inspiración sueca en Blueprint for departure (en su momento menos inspirado), pero también a la tralla melódica en Dancing under influence (esas baterias, esas palmitas, vamos que nos vamos) y al dream pop descarado en la melodramática The Skywriter. En cualquier caso ninguna supera a la canción que ha captado mi atención TODA LA SEMANA. Un hit de indie-pop. Un super-single on demand. Es posible que en cantidades mayores se hagan pesados, incluso vulgares. Pero el impacto inmediato, el volver a pulsar PLAY, los pies que tamborilean y que se van, la emoción desechable... sigue mereciendo la pena siempre que se de la dósis adecuada de emoción y simpleza. Excelente canción, la que han firmado estos Bedroom Eyes. Ojalá no volvamos a escuchar nada más de ellos. A fín de cuentas es solo una canción y ya está bien.

Bedroom Eyes - Motorcycle daydream



7 comentarios:

360º de Separación dijo...

Es verdad, ante la desmesurada oferta a la que nos vemos sometidos, pasamos página con rapidez. Hace meses que archivé ese ep de Bedroom Eyes que también me cautivó en su día. Lástima que no viera la luz en algún formato físico, a mí esto de las publicaciones digitales me marea un poco, un día de estos el disco duro se me va a criar malvas y pierdo 1.000 discos. Aunque pensándolo bien, nunca los escucho....

Saludos,
Manuel Soleado

Karpov Shelby dijo...

Para mi la música en formato digital es el equivalente a las cintas que te grababas de la radio o los discos que te pirateabas antes... o los que llevabas para el walkman. Un complemento, una cosa para ir por la calle, pero no un sustituto de los formatos físicos.

Ahora, para estos EPs el formato electrónico está muy bien, lo bajas, lo escuchas... todo en el día. Y las decepciones son menos decepcionantes que cuando llegabas a casa con y te dabas cuenta que el disco que te había comprado era un churro o un rollo.

jesus miguel dijo...

Esta canción esta muy bien. Hay una cosa de LastFM que me recuerda a aquel entrañable Audiogalaxy; Que alguiente puede recomendar una canción, como ha sido el caso para rescubrir a estos indies suecos

360º de Separación dijo...

No si yo tampoco quiero criticar en absoluto el formato digital. La verdad es que me gustaría comprar solo los discos necesarios y los demás tenerlos en mp3. Solo que no sé cómo se hace eso :-)

Saludos,
Manuel Soleado

Federica Pulla dijo...

Fíjate tú que y en todo esto soy muy pesimista (desde el punto de vista comercial) u optimista (desde el punto de vista de la creatividad)

Creo que llegará el día en el que la venta de discos con portaditas, encartes, etc... quedará reducido a lo mínimo, a auténticos artículos de lujo para fetichistas hardcore, y que todo el mundo publicará sus cosas en formato electrónico, y que NADIE querrá pagar por ello, importándole tres narices la calidad de lo que se bajen, porque al fin y al cabo serán productos de usar y tirar prácticaamente.

Las superproduciones con afamados personajes detrás de las mesas de controles, las mafias de las grandes discográfics y los lameculos de turno pasarán a la historia ante la reducción de presupuestos y, en cmbio, la gente dará rienda suelta a la creatividad, grabando cosas maravillosas a su antojo en los estudios caseros - cada vez más baratos y sofisticados - para convertir la música en lo que es: algo para DISFRUTAR escuchándola ajena a la comercialización, listas de éxito, mierda corporativa, etc.

Karpov Shelby dijo...

Federica, es urgente que lances YA "El blog de Federica". Totalmente de acuerdo :-)

Roque dijo...

Vaya! Este post si que me ha dejado extrañado! Gracias Karpov supongo, pero no era necesario enlazar mi myspace... me haces sentir como si fuera importante o algo así... tampoco tampoco eh!

Lo de Last.fm, pues ya quisiera que las radios tuvieran todas las canciones que la gente escucha. Su base de datos es grande pero no tanto, dependen mucho de lo que los sellos y bandas les dan. Por eso no hay nada de esas banditas poco conocidas de los 80s o comienzos de los 90s. Pero estoy seguro que mejorará, por eso siempre les apoyo a los chicos de last.fm.

Lo que si, lo de Bedroom Eyes va a salir en Cloudberry pronto. :)