05 diciembre 2006

Harvey Williams y los Beatles


¡Ay, los Beatles! la eterna historia pop. La que siempre se repite, por activa y por pasiva; mito fundacional, piedra angular de la cultura pop. Te gusten o no el cuarteto de Liverpool siempre aparece en tu vida, por un resquicio u otro. No en vano sentenció Ed Ball que tras "El Prisionero y la Biblia, la de los Beatles es la historia más perfecta jamás contada", sentando cátedra y confirmando uno de los dogmas pop más férreos de la historia de la humanidad.

Pero hoy no voy a hablar de mi peculiar relación con los cuatro chavales de la ciudad del Mersey, tampoco quiero yo apostillar nada al acertado recorrido que otros han trazado de la historia del fabuloso cuarteto en la intrahistoria hispánica . No, sólo cortar y pegar las palabras del ratón de campo y padre espiritual del indie canónico, Harvey Williams, al respecto del dichoso tema. De hecho, el otro día, distribuyó un boletín a través de su espacio personal (distinto del musical) con su particular grandes éxitos beatlemaniaco; boletín que pego aquí, casi directamente, en uno de esos clásicos posts de día de fiesta.



Disco favorito
A Hard Day's Night

Época preferida
63-65

Canción favorita
She Loves You

El beatle que más te gusta
Paul

La mujer de beatle que más te gusta
Cynthia

Cita
La primera rueda de prensa americana completa

Película
Hard Day's Night

Su mejor imagen
Duarnte la grabación de Help, en el estudio. Tenían los cortes de pelo perfectos, una iluminación ideal, el humo de cigarrillo también perfecto.

Has llorado viéndoles en la tele?
Sí, con The long & Winding Road en el documental Anthology.

Te niegas a hacer nada el 8 de diciembre?
No

Has mirado el edificio Dakota sobrecogido alguna vez?
No

Has conocido a algún beatle?
Sí, a Paul en una firma de discos (si es que eso cuenta).

Has tocado alguno de sus instrumentos originales?
Los dos pianos del Abbey Studio.

Te has hecho amigo de una banda tributo a los Beatles?
No

Intentas convencer a la gente de que le deben gustar?
No, le gustan a todo el mundo

Te has enfurecido con alguien por ponerles mal?
No, le gustan a todo el mundo


8 comentarios:

marta dijo...

por cierto, un comentario que no viene a cuento: cada vez que entro en tu blog se me abre una ventana que me quiere vender politonos, ilead-tack creo que pone... no sé si te la colará alguno de los plugins que tienes pegados aquí a la izquierda o es que mi pc te relaciona con paulina rubio por algún extraño motivo.

y harvey williams, muy bien, eso, a este señor hay que cortapegarle siempre y en todos lados.

Karpov Shelby dijo...

A mi ese anuncio me sale cuando navego con explorer sobre todo. Pero, también me aparece cuando entro en otros blogs de blogger (ya me había salido antes de instalar el señorín que da el tiempo). Y no se como se quita, no tengo ni idea. Y, claro, acepto sugerencias.

Anónimo dijo...

Pues yo siento discrepar en casi todo lo que manifiesta el señor Williams respecto a los Beatles (aunque adore su música, en especial los primeros singles de Another Sunny Day, uno de esos raros casos en que el pop roza la perfección).
Los Beatles no son el mejor grupo de la historia, son el mejor negocio que la industria músical haya hecho nunca. Y dicha industria los ha mitificado hasta límites nauseabundos utilizando para ello toda su artillería mercadotécnica desde tiempos inmemoriales, y si no lean los periódicos de estos días, que presentan como una grandísima noticia para la humanidad que por fin se pueden descargar vía itunes todas sus canciones (legalmente por supuesto, que si no sus pobrecitos herederos no tendrán nada que comer y el señor McCartney podrá eludir la indigencia tras su divorcio).
Los Beatles fueron un gran grupo con grandes canciones, pero es precisamente la época 63-65 que menciona Harvey como su favorita la que más asco me da a mi: Beatlemanía histérica, ridículas películas que vistas hoy en día no sé si producen risa o vengüenza ajena, trajecitos de diseño con peinados a juego... En definitiva, lo peor de lo peor del negocio musical (qué diferencia hay entre esto y Britney Spears, a parte de la basura de música que hace esta chica?). Es cuando escaparon de todo este circo cuando empiezan a interesarme a mi, aunque no fueran nunca el grupo visionario que revolucionó la música pop como se nos quiere hacer creer (más bien se dedicaron a copiar y hacerse suyas todas las nuevas tendencias que empezaron a surgir en la segunda mitad de los 60).
Por esto me extraña que una persona como Harvey Williams a estas alturas pierda el tiempo glorificando lo glorificado hasta el aburrimiento; estoy seguro que tiene cosas más interesantes de las que hablar. Aunque supongo que cada uno tiene sus debilidades, cosas de la idolatría... puestos a elegir, yo casi que me quedo con los primeros singles de Another Sunny Day.

federica Bronaza dijo...

Me resulta dificilísimo juzgar a los Bitels, porque cojas el disco que cojas, hay un buen puñado de canciones que conoces ya mucho antes de tener el disco correspondiente, y eso le quita el efecto sorpresa al asunto.

Me gustaría haber pillado uno de sus discos sin saber NADA del grupo y sin haber tenido la posibilidad de escuchar NINGUNA canción, y sin que esos temas escuchados hasta la saciedad en todo tipo de versiones parezcan clásicos del pasteleo internacional.

Karpov Shelby dijo...

A mi, en realidad, solo me gusta Here comes the sun ... pero tal vez es por ese efecto super-exceso que menciona federica. Y nunca les he hecho demasiado caso. Prefiero a los Kinks, casi.

marta dijo...

casi no, hombre, hay que preferir a los kinks del todo, que esos sí que son intachables.

GRITOS EN EL CINE MUDO dijo...

habéis leído la noticia de la lucha entre apple records e itune para colgar las canciones de los beatles en la red? Parece ser que tras años y años de disputas ya hanllegado a un acuerdo. Imagináos el porrón de millones de que estamos hablando

Karpov Shelby dijo...

Sobre el super-negocio Beatle (con motivo de la mostruosa conjura entre el chunguísimo circo del sol y George Martin hijo) habla el sabio momus aquí:

http://imomus.livejournal.com/
2006/11/20/