21 junio 2006

Y ni siquiera así lo entendemos del todo

No podemos pedir a nadie que cumpla nuestras expectativas de manera permanente. Tal vez ni siquiera se deba reclamar con tanta insistencia como lo hacemos a menudo una sinceridad artística y vital plena. Muchas veces nos comportamos como despóticos caníbales-gourmets, exigiendo a nuestras estrellas pop que se ofrezcan a modo de festín sustancioso y que al tiempo cumplan las exigencias culinarias consideradas de buen tono. Por eso hemos tardado tanto en tragar el último disco de los TV Personalities. No es un plato de gusto; no está bien cocinado. Aunque tiene sabores especiales y condimentos inigualables, el cuerpo sacrificial se niega a condimentarse al gusto de los comensales. En cualquier caso, nadie puede exigir tantas expicaciones, mucho menos cuando se sienta cómodamente a devorar a un interlocutor que no ha pedido ser plato principal de nada.


No se si las excelentes críticas que ha recibido My dark places (Domino, 2006), esperado retorno de Dan Treacy tras su estancia en una prisión flotante, son realmente sinceras. Sospecho tanto de esas almas cándidas que siguen a Treacy desde la comodidad de su hogar y que han decidido convertir al pobre Dan en víctima que redima su pequeño y sencillo mundo pop... Hablan del disco con la boca pequeña, da la sensación de que les parece un LP embarazoso. Esperaban un disco doloroso, lírico, tan sublime como el doliente destino del bardo psicodélico y resulta que, mira tú por dónde, se han ido a encontrar algo muy distinto. Porque parece que el último responsable del constructo artístico conocido como TVPs se niega a guardar las formas y todavía hace gestos de mal tono que afean tanto lirismo y tanta tontería a las legiones de plañideras electrónicas que siguen sus desventuras con morbosa fidelidad.



El bueno de Dan, al salir del penal, ha firmado un disco que habla a trancas y barrancas. Un disco en el que nos cuenta cómo se pueden albergar expectativas incluso en el infierno. Y que éstas no por inconexas son menos legítimas. Aquí no hay rastro de esa mística resignación cristiana que le piden sus seguidores sino frustación, ira, bilis... A la crítica le ha descolocado que se intercalen bromas chuscas, comentarios intrascendentes con momentos de honda desesperación o hermosísimas baladas... Los lugares oscuros son a veces así, intermitentes, banales, dolorosos y domésticos. Ridículos, poco heróicos, de vergüenza ajena, en suma.



Obsesiones culturales (Velvet Underground), dulcísimas odas sin esperanza (Dream the sweeetest dreams), ampliaciones relativas del campo de batalla (My dark places), bromas drogotas feas y de mal gusto (All the young children on crack), canciones de amor y admiración que parecen llegar muy tarde (She can stop traffic)o, sencillamente, súplicas nostálgicas de una vida feliz (Tell me about your day)... conforman una pesadilla autocomplaciente cargada de tanta inmadurez como desesperanza (Ex-girlfriend club). Un viaje al horror que culmina en un crescendo que se puede contar entre lo más crudo que ha escrito Treacy desde I was a mod before you were a mod (Overground, 1994). Una pesadilla en la que apenas aciertas a decir que sólo quieres creer en el amor y en la bondad, que es lo que dice el bueno de Dan a muy duras penas, a veces soltando algún espumarajo por la boca. Y en su derecho está, ¿acaso no ha ilustrado nuestras bondades y nuestros amores poniendo como prenda su cordura? ¿Quiénes somos para venir ahora a enmendarle la plana?



Ahora empiezo a entender el último disco de los TVP, después de tenerlo en el montón de los discos nuevos durante seis meses y escucharlo a ratos dispersos sin saber qué pensar de él. Un disco que no se ha hecho para complacer o ilustrar los raptos líricos de los fans. Un disco en el que Treacy nos viene a decir que la desesperación es un sentimiento cotidiano que, a medida que pasa el tiempo, se despoja de cualquier acento épico o estético. No habrá más “te odio” ni más “te quiero”, como tampoco hay una forma bonita de decir adiós.



Ahora empiezo a ver que esos lugares oscuros de los que nos hablan estos TVP terminales no están delimitados por la pena o la melancolía... son lugares fronterizos con el vacío y la necedad. Algo que siempre queda feo poner en disco. Porque no entendemos la necesidad que hay de dejar grabadas esas verguenzas emocionales que se intentan esconder por todos los medios. Por eso no entendemos a Dan Treacy; porque él piensa que todavía importa contarlo todo. Y precisamente esa convicción, y sólo esa convición, le sigue haciendo excepcional, más allá de lo vergonzante que pueda resultar un disco que se suponía un regreso triunfal y que nos deja, a todos los que nos hemos llenado la boca con su nombre años y años, con un regusto agridulce.


18 comentarios:

luis dijo...

Muy de acuerdo. Al hombre lo que le queda es hacer discos así, no va a llamar directamente tontos a esos fans que tan mal le caen, pues sólo faltaba.

En cuanto termine los exámenes hablamos, elemento.

Karpov Shelby dijo...

Hombre, yo creo que en general Dan, sin llamar tonto a nadie directamente, si deja claro que esa leyenda de message board que quieren erigir algunos fans pajeros se la trae muy, pero que muy al fresco.

Además debe estar muy malito como para que le hagan loas modernistas los little teddys records y otros necrófilos pop.

Anónimo dijo...

Debo discrepar, ya que "My Dark Places" me parece una obra maestra. Television Personalities no sólo SON precisamente esto, sino que nunca han dejado de serlo. Sólo una escucha superficial del grupo, centrada principalmente en su primera época (y en canciones como "Part Time Punks"), podría asociar a TVPs con un grupo de pop más convencional de lo que en realidad es. "My Dark Places" es 100% Television Personalities: oscuro, retorcido, frío, impreciso, emocionante, dubitativo, inevitablemente yonqui y difícil. Las canciones en las que Dan Treacy se sienta al piano y ejerce de crooner desafinado son TVPs en estado puro. Nunca fueron un grupo fácil de escuchar. No nos confundamos.

Karpov Shelby dijo...

No, no usuario anónimo... yo a lo que intentaba referirme en mi post es a la insobornable actitud de los TVP que ni siquiera han hecho un disco "difícil" al modo convencional (algo que hubiesen esperado los fans hubiese sido una secuela de The Painted World ¿no crees?)

En My dark places Treacy ha tenido una sinceridad que roza lo brutal. Y cuenta con algunas de las mejores canciones de los TVP de todos los tiempos, desde luego. Es una obra maestra paradójica y más compleja de lo que parece.

En cuanto a la carrera de los TVPs nunca ha sido fácil, tampoco quería decir esto... de hecho creo que les pasa como a tantos grupos de alto contenido emocional... que la adoración morbosa de los fans no deja ponderar en toda su enormidad artística.

Regiones Devastadas dijo...

Por cierto, en el YouTube hay un vídeo muy chulo de The Painted Word. Buscad por TVPs.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con lo que dices en tu aclaración.

Doggy dijo...

Pues yo no estoy tan de acuerdo, salvo en que es -de nuevo- otro discazo. Veo demasiado interés por parte del blogger-crítico en desmarcarse de una cierta corriente de los fans de los TVP's. En plan yo sí que entiendo a este hombre porque no estoy cegado en su adoración. Yo creo que es todo muchísimo más sencillo: Dan nos regala otro gran disco. Lo único que importa es disfrutarlo...
Si no te he llamado ha sido porque no he podido. Que conste.

M.E.H. dijo...

Joder otro discazo...pufff, venga ya, hombre. Que está más o menos bien, pues psssí; y que los fans, por lo menos los de la lista TVPs están bastante pallá, pues también.

el ceutí dijo...

Quin esglai! Cuando he visto lo de "leyenda de message board", he pensado por un momento que estaba leyendo "la escuela moderna".
En cuanto al disco, estoy con el Sr. Herrero, que para mí lo ha clavao con su comentario. O como diría vuestro katalanischer freund, "Spot on, Mr Smith!".

Doggy dijo...

Por cierto, antes de ayer fue el cumple del bueno de Dan...

señor botibol dijo...

Menos mal qe hay un poco de ruptura de consenso respecto a lo de "obra maestra". Yo admiro mucho al "bueno de Dan" por no haber tirado por la vía facilona del Painted Word 2, pero desde luego no es un disco que me vaya a poner mucho. A pesar de que tiene sus joyitas, como "tell me about your day" en general resulta un poco inconsistente.Algo que no ocurre con un "Privilege", mi preferido de lo últimos.
La otra cosa que me causa admiración es la foto que trae dentro, que resume el espíritu del disco con un Dan haciendo cola en uno de esos meaderos-abrevadero en los que yo no podría mear ni con la vejiga a reventar.

m.e.h. dijo...

Guay, le cayeron 46 castañas, una edad muy underground (no comentéis, que es un guiño al bloguero).

Karpov Shelby dijo...

El blogger-crítico lleva tiempo desmarcado de varios sectores, no solo de fans de los TVPs. Además al señor Dan no le entiendo nada, a pesar de no estar cegado por la adoración. Pero el rollo ese de morbo-rock que se traen algunos con el pobre diablo no me pone nada.

El disco es honesto y tiene canciones muy buenas. Canciones excelentes de hecho. Llama la atención. No es uno de tantos, no hay tantas obras maestras... el Don't Cry no era muy allá. El Closer to god era bueno pero... Tampoco hay que pasarse.

Este te lo pondrás más, Botibol, te lo pondrás más... que yo también pensaba como tu y mira.

Ojalá esto fuese la "Escuela Moderna", amigo ceutí. Si fuese así ahora estaría cambiandome mi cardigan Le coq sportif, en una vorágine de pills y eyeliners, tomando dry gin y saliendo a footstompear con algún astro de la cançó pop...

Y, sin embargo, mira... desmarcado me veo.

Doggy dijo...

Yo aún diría más: menos mal que esto no es La Escuela Moderna. Aunque los fanzines en pdf están de puta madre, obviando esos tics marca de la casa Amat...

sissy hawkshaw dijo...

Hola! me llamaban?
"Ahora empiezo a entender el último disco de los TVP, después..." de hablar con alan mcgee, adivino.
Yo creo que la sinceridad artística y vital es plena en este disco. Lo cual no quiere decir que sea bueno automáticamente por ello. Tracey emin es sincera y estúpida, por ejemplo.¿o es guay? Y lydia lunch, toda la vida con lo suyo? Y billy childish con lo suyo en su autobiografía?? en fin, yo de eso paso, creo que si, por ejemplo, hiciera girar mi vida en torno a un dramático suceso acaecido en mi infancia, mi vida sería una vida patética y muy negativa, excusada eternamente, y dan treacy ha destacado precisamente por no hacer carrera de ello, sin dejar de contarlo y a pesar de lo suyo (un puto malabarista, vaya). por eso que ahora se exceda en su autocomplacencia me parece una actitud equivocada. y el disco todavía no me parece una obra maestra, shelby, que parece usted andaluz! pero prometo escucharlo más.
En cuanto al plano vital... en mi modesta opinión y después de, como saben, seguirle la pista de forma enfermiza, me parece que el sr. treacy se quiere morir más a menudo de lo que es común, y además se está muriendo, porque hace mucho ya que lo decidió así (como dice L.G.Berlanga de su hijo, que lo de morirse lo decidió en los 80). Y que no tiene churri. Todo eso es lo del plano vital, que me lo ha dicho un pajarito. Ojalá la encuentre pronto. Pero, ¿qué decirles a ustedes, amigos, que hasta hace poco se obcecaban en que tenía que ser gayis de tan sensible? pues parece que ante todo es una persona, and he just wants someone to share his life with. Así lo dijo por enésima vez hace bien poquito en Plan b. y que el disco se la sudaba mogollón, por cierto. y la música.
Por otro lado, le tengo que corregir, shelby, pues soy testigo de que a las almas cándidas de egroups se les hizo, unánimemente, el culo pepsi-cola con el disco nada más salir en el soulseek. lo que no les ha molado ya son los directos. a mí sí, porque tuve la suerte de asistir a uno de los buenos. uno cojonudo el 10 de diciembre de 2004. y les llama idiotas directamente, no joda, sólo tiene que leerle, que es el puto amo.
pero en este disco, además de algo de bilis derrocha autocomplacencia en forma de baladas. Y creo que se flipa un poco con eso del rey que ha perdido su corona (con perdón). Y que es un poco llorón en “i hope you're happy now” y “there's no beautiful way of saying goodbye” (con pendón, que ya saben que yo soy muy ligera y ustedes muy profundos).
¿que hay que adorar ciegamente el disco que saca porque es él y ha sido muy buen chico? pues yo creo que no, que ESE no es motivo, amigos, que hay que dar siempre sinceridad desde el cariño.
y el disco me gusta (con perdón) ¿cómo no me iba a gustar?, y sigo queriendo a dan treacy. Eso no me lo quitaría ni un mal disco, no (se) confunda alan mcgee. no estoy muy segura, ciertamente, de temas como “she can stop traffic” o “knock it all down”..., pero me reconcilié con “My dark places” después de, como usted, shelby, dejarlo  reposar unos laaargos meses y darle otra pequeña oportunidad. no porque sea un disco sincero, obviamente.
y la vergüenza ajena que le pueda dar a quien corresponda no es, ni mucho menos, cosa de ahora. la prensa en general, y en españa los críticos del rock de lux y fanzineros part-time punks casados por la iglesia (a los que me enorgullezco de haber reprendido personalmente; por ver la paja en el ojo ajeno... el primero y por ser unos pijos subnormales los segundos), siempre le ha considerado un débil mental, así son las cosas. es la gente que juega en la otra liga. por eso los tvp's son de culto ¿no?
para mí, a día de HOY, "i was a mod before..." sigue siendo su último gran disco (con perdón, y separando mi admiración por el ídolo de la valoración de su trabajo discográfico). Yo no me quiero morir (en general). hay días que sí, pero en general quiero vivir con mi amor. y yo quiero mucho a dan treacy, pero no he hablado nunca con él.

y si fuera su amiga le diría que no se atiborre a alcohol, que vaya a casas de amigos e intente relajarse y frenar esa imparable autodestrucción. Esa es mi experiencia. Así quizá pudiera conocer un día a alguien guay, como a mí me pasó, y vivir sus últimos años querido y en compañía. Pero supongo que eso sólo pasa cuando has tocado tu fondo, y cada uno tiene el suyo.
Y ahora me las piro, que tengo que salvar mi culo porque mi sofá ni es cómodo ni es mío.
besos

césar dijo...

Jesus christ

el ceutí dijo...

¡No, el le coq no te lo cambies, que te queda de póster!

Karpov Shelby dijo...

No, no me quito el le coq que prefiero contestar guapete a la polémica Treacy...

Primero, me alegra que haya dejado su acertado comentario sissy hawkshaw. Para Karpov! es primera autoridad MUNDIAL no sólo en TVP sino en muchas otras cosas que tienen que ver fundamentalmente con la RAZÓN PURA.

Independientemene de lo que opine alan mc gee de este disco, me gustaría pensar que lo que he dicho se asemeja un poco a lo dicho por sissy. Con las correcciones que ella quiera hacer a un bloguista desmarcado y bastante desorientado... que parece que no, pero todos vamos llegando a nuestros fondos según nos toca. Es decir, respectivamente.

Yo ya digo que, en general el disco me gusta. Lo he ido apreciando y descubriendo poco a poco. No celebro las miserias de Dan, porque también creo que no es bueno querer morirse más de lo necesario.

Me quedo con la frase, que apunto para siempre "hay que dar siempre sinceridad desde el cariño", y pido que se me perdone porque es cierto el hecho de que yo no puedo concenar la autocomplacencia de Treacy. Por motivos obvios, ya saben.

Entiendo que la sinceridad no lo justifique todo. Pero a estas alturas también creo que tiene su valor... Pero entiendo que mis argumentos son mucho menos razonables y razonados.

Pero coincido, sobre todo, en que debemos, antes de caer en estas cosas de querer morirse, querer y amar mucho a los amigos (dan incluído aunque de otra manera muy diferente) sobre todo a aquellos como sissy que, estando más o menos de acuerdo, nos dicen cosas sabias y hermosas. Y tan necesarias para este Karpov! desmarcado, descolocado, atrincherado... cuyo sofa tampoco es suyo y no es tan cómodo como pueda parecer.