22 abril 2007

Apuntes sobre la fiesta Ladyfest



Ya está en marcha el Ladyfest España 2007, ya lo dijimos el viernes ¿no? Pues bien, anoche pudimos empezar a disfrutar de uno de los miles de benefits que nos esperan en los próximos meses. La cosa promete; incluso estando todavía a la espera de que adelanten algo del cartel, ya hay ganas ya de vivir esos tres días de actividades y conciertos. Pero mientras llega ese momento ayer se pudo ver lo siguiente...


1. Buena afluencia de público a la que ha sido la primera fiesta para recger fondos (si descontamos la fiesta Fempunk de Semana Santa). Tanto Los Punsetes como Margarita son de los que se prodigan bastante en nuestros escenarios, por lo que el
efecto pereza se tiene que tener en cuenta. Aún así, la sala La Pequeña Betty tuvo un aforo casi completo. Pese a lo extraño que era el lugar al rollo Ladyfest (una mini-discoteca en los bajos de un restaurante de cocina global para treintañeros aspiracionales), el sitio era cómodo, sonaba bien y se veía a la perfección el escenario.




2. Margarita no me gustarón nada hará cosa de un año y medio. Pues bien, tengo que reconocer que ésta vez me sorprendieron bastante. Siguen teniendo su cosa
hardcoreta, pero han empezado a acercarse hacia postulados rítmicos y melódicos más sólidos y saludables. Ahora parecen mirar más a unos Sonic Youth (de la época Daydream Nation), se dejan de monsergas de punk progresivo y hacen bailar al respetable con canciones (algo de lo que carecían hace un tiempo). Mucho mejor que antes, desde luego. Eso sí, me quedo con el comentario de una ladyfester que, pese a reconocer su muy notable pericia instrumental, no pudo evitar calificarlo como "música muy de chicos". Todavía les falta ser un poquito menos obvios.





3. Los Punsetes se están acercando a la perfección formal. Hemos podido ver cómo su propuesta se ha ido depurando progresivamente, ganando solidez estética, concentración musical e intensidad lírica. Los Punsetes tocan todo de corrido, no hablan y miran con abulia impostada. Cada vez hay menos filigrana y más sensación de vacío y agobio estructural. Dejan que sea su cantante (la Cantante de Los Punsetes, que ya es como una castiza cantante calva) quien desgrane esas perlas sobre la Alienación Estructural Española. Ariadna, con su voz de persona interpuesta es como una Blavatsky de nuestro nuevo pop-rock. Lo que empezó siendo un grupo de amigos haciendo Rock de los Noventa, se está convirtiendo en una anomalía musicada radical, extrema, lúcida... Poco más que añadir a lo dicho el otro día.




4. La modernidad más underground está de parte del Ladyfest. Efectivamente, los
benefits serán una buena guía del quién es quién en el subsuelo. Los Cohete, Murky Mancuso, el Sr. Tremolina... esto es el principio de ese divertido desfile de fanzineros, bloguistas y músicos de vanguardia que pasearán su palmito por estas fiestas. Una buena manera, por otra parte, de animar la noche madrileña. Eso sí, como es habitual en estas cosas musicales, más presencia masuculina y malasañera que de chicas.


Una vez terminados los conciertos, con los fanizes Bikini Kill y Fempunk debajo del brazo, enfilamos Gran Vía abajo de vuelta a casa. Mientras en la Pequeña Betty parecía que la fiesta duraría un buen rato más. Buen comienzo para el Ladyfest España 2007.

La versión de la Post-Tremoina está aquí.

Margarita y Punsetes tocaron la noche del sábado 21 de abril en la sala La Pequeña Betty (c/Reina 4)


4 comentarios:

Jesus Miguel dijo...

un restaurante de cocina global para treintañeros aspiracionales. Creo que esta frase te la voy a fusilar en breve

Ladyfestspain dijo...

Gracias por la asistencia y el apoyo. Os daremos un bono-benefit!!!!
saludos.

Apuntillador dijo...

Opinión: Los Punsetes estuvieron sembrados. Tanto a nivel de imagen como en lo musical, van sobrados de actitud y de ideas. Digamos que no son el grupo más original del mundo en cuanto a la ejecución musical, pero la naturalidad y la fuerza con las que despliegan una canción tras otra son muy efectivas y creo que no tienen par en este submundo de grupos que trabajan la melodía por amor al arte. Ni un atisbo de simpatía salvo al bajarse del escenario. Pero tampoco hay atisbo de antipatía o de sentimiento de superioridad. Geniales.

Y Margarita son apabullantes. Energía en estado puro. Es cierto que en alguna parte hubiera aceptado de buen grado otro acorde más inesperado, pero su nada indolente manera de presentarse en directo, unida a 5 o 6 temas muy buenos y pegadizos y una cohesión envidiable, hacen de un bolo de Margarita un valor seguro, que muchas veces alcanza el sobresaliente. Además, otros que también son muy majos.

Dos grupos a los que, a todas luces, les falta un lp. Esperemos que esta situación no se prolongue.

Karpov Shelby dijo...

Nada que apuntillar, señor apuntillador. De acuerdo con casi la totalidad de su opinión.