10 febrero 2007

Ingrávida trepidación


Ñam, ñam... qué apetitosa se presenta la tercera maketa de los Biciross. Los madrileños son uno de los grupos que sigo con mayor interés, pasión, emoción y ansiedad. Siempre que he tenido ocasión de cruzarme con ellos (sea en disco o en directo) me ha asombrado su desparpajo, su emocionante sentido de la entropía y sus canciones, iluminadas por melodías arrebatadas y certeras. Por esa misma senda trascurre su nueva maqueta, que ofrece sobrados motivos, cuatro en concreto, para aficionarse de manera definitiva a este pop autista, inspirado, alienado y poético.


Bicicross siguen tranquilamente la senda que inciasen con esa asombrosa maqueta ensobrada que se llamaba 44100. Aquella primera y sorprendente entrega, repleta de miniaturas de pop atolondrado, tuvo su digna y vanguardista continuación en la extraña Bicicross drogan los cromos. En esta tercera ocasión (de nuevo editada por el sellito Afeite al Perro), lo que encontrará el oyente en Le automedían (que así se llama el invento) será una suerte de atmosférica y brumosa fantasía que, a medio camino entre lo abstracto y lo concreto, deja perlas de insólita delicadeza como Chapuzón cahpucero o la exquisita y triste Mustio (otra joya, otra) . El sonido sigue siendo un tintineante potaje de vanguardia capaz de alcanzar cotas de solipismo curiosas. Así, Anatolia, con su punto de viaje interior, queda como una anti-oda progresiva, una pérdida del hilo argumental sana y estimulante. Y qué decir de Sarimi, mi favorita de lejos, con su peculiar halo de melancolía absurda y su indisimulada angustia vital (cúrame de la rabia / compramé un reloj de agua). El exquisito y personalísimo diseño del sobrecito, los dibujillos, la presentación en general, muestran que Bicicross cuidan con mimo el diminuto concepto estético-vital que rige sus ensoñaciones. Divinísima duermevela musicada.




Bicicross siguen enarbolando banderas de vapor que desmontan cualquier argumento que se pueda esgrimir contra sus canciones. Ellos, perpetuamente cómodos en la tangente estética y sonora del país, siguen construyendo pop en el aire, y lo dosifican con acierto, por entregas, en una serie de grabaciones mínimas. Mezclan con peculiar desparpajo un insólito desorden y un lirismo naïf que desarma y encandila al más pintado. El secretismo relativo, además suma puntos para terminar de cuadrar el círculo de un grupo que ha escogido un estilo líquido, difuso y un tanto abisal pero que, no obstante, está entregando algunas de las canciones más bonitas que se están haciendo en esta ciudad. Trayectoria oscilante pero ejemplar, que se confirma en esta tercera maketa que viene a ser la síntesis no hegeliana de las dos anteriores. Lo dicho, en casa, mientras gira el cedé: ñam, ñam, ñam... Sus sopas de sonido siguen siendo sustanciosas y dan ganas de chupar los huesecillos hasta el tuétano.





Bicicross - Surimi


A la venta, como siempre, en la tienda Bang! de la madrileña calle del Pez. El contacto sigue siendo bicigirl@gmail.com


5 comentarios:

zinc dijo...

adhesión a las descripciones acuosas: "estilo líquido", "sopas de sonido"

punto para ellos si consiguen mantener sus impulsos por debajo de los dos minutos

Karpov Shelby dijo...

por ahora lo están consiguiendo, amigo zinc. Gracias a una sana vocación de caos y de dejadez. No hay peligro progresivo a la vista. No son el niño gusano, para nada.

zinc dijo...

pensaba más bien en... euh... silvania

Jesus Miguel dijo...

El 16 de Marzo Bicicross en El Juglar.
http://www.popmadrid.com/node/14478

Anónimo dijo...

Por cierto, la nueva maketa tiene título: "Le audiomedían"